Un dicho Poderoso de las personas que viven en abundancia